La justa entonación
El sistema de afinación natural,
apto para el siglo XXI
José García Illa

Implementación de la justa entonación en obras musicales / Introducción

Implementación de la justa entonación en obras musicales. Introducción

En este apartado incluiré archivos sonoros de obras musicales reales realizados en justa entonación y en sistema temperado, así como las partituras preparadas con la notación adoptada, requerida para la implementación en justa entonación, y un análisis armónico de cada obra, necesario para dicha implementación.

Los archivos sonoros están elaborados mediante el lenguaje de programación CSound y editados mediante el programa Audacity, y las partituras, por medio de MuseScore, todos de libre distribución.

En cuanto a las obras seleccionadas, aunque abundarán las de textura homofónica y movimiento lento, en las cuales se destacan más las características de la justa entonación, intentaré que estén representadas todas las épocas y estilos —siempre respetando las que aún preservan los derechos de autor—, así como todos los modos renacentistas y su uso moderno.

Por supuesto, la mayor parte de las elegidas serán obras corales a cappella, pero no se excluirán algunas escritas originariamente con acompañamiento, del cual podrá prescindirse, e incluso algún fragmento puramente instrumental.

Respecto a las versiones utilizadas en las partituras, no pretenden ser ediciones críticas —no era éste el objetivo—, y por ello he incluido las alteraciones procedentes de la musica ficta que he considerado convenientes sin preocuparme de si estaban o no presentes en el original. Igualmente, aunque he intentado respetar la tonalidad original de cada obra, en algunos casos he optado por la versión más conocida o disponible.

En las implementaciones en justa entonación no puede apreciarse debidamente el fenómeno físico de la resonancia entre armónicos coincidentes, que se observaría en una interpretación real. En cambio, se observa la pureza de la afinación justa de los intervalos consonantes, libres de los desagradables batimientos del sistema temperado.

En estas simulaciones electrónicas, he intentado maximizar las consonancias puras, incluyendo el desdoblamiento estricto del II grado y de otras notas, y los ajustes de coma sintónica, incluso como intervalo melódico en una sola voz, cuando era necesario, intentando siempre evitar la deriva tonal. Se exceptuarán quizá ciertos pasajes con notas de paso de ejecución rápida u otras ajenas a la armonía que no formen acordes definidos. Naturalmente, en una interpretación humana podrían permitirse algunas licencias en aras a la facilidad de la ejecución, sin que por ello se desvirtúe el sentido de la justa (o quasi justa) entonación.

En mi obra La justa entonación: teoría y práctica, actualmente en preparación, se expone la teoría implícita en estas implementaciones, así como las reglas precisas para adjudicar una altura exacta a cada nota.

Debe tenerse en cuenta que están realizadas mediante notas artificiales sintetizadas con unos pocos armónicos de forma sencilla, a un volumen constante, y no pueden ofrecer la riqueza de matices ni el timbre de los instrumentos o las voces humanas; no se tomen, pues, como realizaciones con pretensiones artísticas, sino como referencia demostrativa de la posibilidad de la justa entonación y para la comparación entre ambos sistemas entonativos.

A efectos de dicha comparación, también incluiré las versiones en el sistema temperado, donde pueden apreciarse los mencionados batimientos, que ni siquiera la presentación en estéreo, aun mitigándolos un poco, puede ocultar. Estos batimientos, o pulsaciones, provocados por la desafinación de los intervalos, que es característica de dicho sistema, son más perceptibles en obras de textura homofónica con ritmo lento o en acordes de larga duración (por ejemplo, en muchas cadencias), pero se encuentran siempre presentes en todos los intervalos armónicos temperados.

Una buena idea para la comparación de ambos sistemas es abrir la página de cada obra en dos navegadores distintos y accionar en cada uno el archivo sonoro de uno de los sistemas, e ir oyendo y comparando —mejor con auriculares a volumen moderado— cada fragmento alternativamente. Las diferencias son más apreciables en los acordes largos, por la presencia de batimientos en el sistema temperado y la ausencia de estos en la versión en justa entonación.

He mantenido la misma disposición y intensidad de armónicos en la versión justa que en la temperada, intensidad que ha sido elegida para hacer apreciables las diferencias entre ambos sistemas sin distorsionar excesivamente las notas. No obstante, con una selección más sofisticada de los armónicos y un espectro más equilibrado se conseguiría sin duda una reproducción aún más limpia en justa entonación, es decir, sin que fuesen tan perceptibles ciertos armónicos individuales, incluso ajenos a la armonía en algunos casos.

Se recomienda escuchar los archivos sonoros con auriculares, a no ser que se disponga de un buen equipo de altavoces, puesto que con muchos altavoces de ordenador no se perciben bien los sonidos graves. Igualmente, los batimientos de los intervalos no justos de las versiones temperadas se escuchan también mejor con auriculares, y se aprecia mejor el efecto estéreo introducido en ambas versiones. También se recomienda no subir demasiado el volumen, a fin de evitar que el sonido se distorsione.

NOTA IMPORTANTE. Es posible que muchas personas, incluidos músicos profesionales habituados a lo largo de su carrera al sistema temperado, e incluso a la "entonación expresiva" (basada en el sistema pitagórico), encuentren al principio ciertos sonidos e intervalos de la justa entonación como blandos, faltos de tensión y quizá sosos o carentes de energía; probablemente, esta sensación desaparecerá al acostumbrarse a ellos. Otros, sin embargo, quizá queden deslumbrados ante la pureza de los intervalos armónicos y de los acordes, y piensen que constituyen el súmmum de la belleza auditiva. Muchos preferirán uno u otro sistema según qué obras, épocas y estilos. Mi propósito en este trabajo no es el de convencer a nadie sobre opciones estéticas, sino demostrar que la justa entonación es una posibilidad real, teóricamente coherente y realizable en la práctica, disponible para su uso, en caso de ser la opción entonativa elegida, en la música tonal de cualquier estilo y época, y que, al menos a nivel acústico, funciona mucho mejor que otros sistemas de entonación.

Obras implementadas:

Obras en proyecto: (próximamente)

SIGUIENTE:
Juan Vásquez:
De los álamos vengo, madre

(Ver La justa entonación. Presentación)

IMPLEMENTACIÓN DE LA JUSTA ENTONACIÓN EN OBRAS MUSICALES

Icono Facebook

Podéis entrar también en la página dedicada al proyecto en Facebook y hacer clic en "Me gusta" a fin de estar al día de todos los contenidos.

Os presento también mi novela Un himno a la alegría (también disponible en catalán), uno de cuyos temas es, precisamente, la justa entonación. Disponible en la tienda Amazon.

Us presento també la meva novel·la Un himne a l'alegria (també disponible en espanyol), un dels temes de la qual és, precisament, la justa entonació. Disponible en la tenda Amazon.


Presentación | Qué es la justa entonación | Teoría | Práctica | Sonidos | Obras musicales | Notación | Encuesta | Cómo colaborar
Valid XHTML 1.0 Transitional Valid CSS 2.1 © José García Illa, 2015. Página en progreso, actualizada por última vez el 27-09-2017. Se ha comprobado la adecuada visibilidad de esta página en Internet Explorer 7, en Mozilla Firefox 2.0.0.4, en Opera 9.22 y en Chrome 41.0.2272.101 m, o versiones superiores.